miércoles, 20 de agosto de 2014

La cerámica ayuda a visualizar la vida de pueblos andinos

Reunión. El arqueólogo Andrew Roddik hablará en la RAE de su trabajo en la cuenca del Titicaca

El investigador Andrew Roddik.
El investigador Andrew Roddik. Wara Vargas.
La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz
01:13 / 20 de agosto de 2014
Avance tecnológico, religión e incluso comida son algunas de las pistas que otorgan las cerámicas al arqueólogo, como aseguró el investigador Andrew Roddik, quien hoy hablará sobre la orfebrería en la cuenca del Titicaca.
Roddik dictará esta noche, dentro del programa de la Reunión Anual de Etnología (RAE) del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), la conferencia magistral “Trazo e itinerario: (Re) definiendo la cadena operatoria de la cerámica en la cuenca del lago Titicaca”.
El investigador y docente de la Universidad McMaster de Canadá trabajó durante una década investigando las culturas de la zona andina previas al surgimiento de Tiwanaku y para ello los restos de vasijas y otros utensilios son algunos de los principales elementos de estudio.
Una de las ventajas de estos objetos es que son muy resistentes al paso del tiempo. Roddik define que son “casi como piedras sedimentarias”, lo que permite seguir el proceso de una civilización de forma más acertada.
“Para mí la cerámica es excelente, ya que cada una de las piezas son como partes de un cuerpo y me permiten seguir los procesos culturales y sociales de las civilizaciones que se formaron en la zona del lago Titicaca y en el resto del área de los Andes”, explicó el arqueólogo.
El mismo material de las obras provee información sobre la cadena productiva empleada por sus creadores, quienes extraían la arcilla necesaria y le daban distintas formas. La charla se enfocará principalmente en el denominado periodo formativo tardío, que ocurrió un siglo antes del surgimiento de la cultura tiwanakota.
Roddik indicó que antes del surgimiento del imperio existió un sistema de centros rituales a lo largo del altiplano. Fue en esa época cuando se presentaron cambios drásticos en la organización social y en la economía, como la introducción de nuevos productos, como el maíz.
“Poco a poco comienzan a surgir centros cada vez más grandes y que compitieron entre ellos; al final Tiwanaku fue el lugar que ganó, cuando se produce una gran explosión en la que todo cambia en el altiplano boliviano de forma muy rápida”, agregó.
Esto se ve retratado en la cerámica. Elementos como la cocción  muestran un acelerado desarrollo tecnológico, ya que las obras tiwanakotas muestran gran control.
Otra cualidad de la cerámica, aseguró Roddik, es que la tradición continúa en diferentes regiones del lago y su uso y conceptualización difieren de comunidad en comunidad y es afectada por los cambios sociales. “En Chijipata (Batallas) se llaman olleros, ya que producen elementos de uso cotidiano, mientras que en otros se trabaja para vender al turista, mostrando diferentes visiones”, indicó.

martes, 19 de agosto de 2014

MUESTRAN LA CADENA OPERATORIA DE LA CERÁMICA EN 250 PIEZAS




Por Giannina Machicado - La Prensa - 19/08/2014
Para explicar la cadena operatoria de la cerámica, el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), expone desde ayer 250 piezas de su colección. La exposición es parte de la XXVIII Reunión Anual de Etnología (RAE), que se realiza desde ayer y se extenderá hasta el viernes 22 en ese espacio. 



Bajo el tema La Rebelión de los objetos. Enfoque cerámico, el encuentro reunirá a varios expertos artesanos cerámicos nacionales y extranjeros para debatir sobre ese arte.

El proceso. La muestra del proceso cerámico se aborda desde el tema de la materia prima: arcillas, instrumentos, costales, moledoras, cernidores y otros que pueden verse en una de las salas. Las técnicas de construcción de las piezas: moldeado, torneado y rollos (la más antigua); así como los tipos de horno para el cocido -a ras de tierra (desarrollado en el altiplano), de doble cámara (periodo prehispánico), hornos a gas y eléctrico, actuales-, son parte de la exposición.

En otra sala se ven las piezas terminadas, que según Freddy Taboada, jefe de Museología del Musef, grafican todas las tradiciones de Bolivia cronológicamente. Comienza con el periodo formativo, donde se destaca una vasija correspondiente a la cultura Chiripa (1.500 a.C.), continúa con Tiwanaku y luego con los desarrollos regionales, que incluyen a los señoríos aymaras (pequeños reinos): mollo, yampara y omereque.

La muestra recorre por cerámica perteneciente a los periodos Inka prehispánico e Inka colonial, y después de la colonia, con estructuras vidriadas, provenientes de España. 

En una de las piezas sobresale el principio de Teresa Gisbert respecto a "la visión radiográfica", es decir, que los pueblos antiguos mostraban lo que está adentro de algo. "Un ejemplo portentoso de ese sistema de comunicación es la vasija de una llama preñada con la cría afuera", que según el experto, es el primer ejemplo encontrado en el país de ese código. 

La parte contemporánea exhibe piezas recolectadas en el país.
La colección cerámica del Musef posee alrededor de 5.000 piezas. La selección de 250 representa un pequeño, pero valioso, porcentaje.
5 mil piezas son parte de la colecciçon cerámica del Musef; 250 de ellas se exhiben.

lunes, 18 de agosto de 2014

Reunión de etnología inicia hoy en el Musef

CAMBIO
Producción de cerámicas en el área rural.
Hoy inicia la XXVIII Reunión Anual de Etnología (RAE) en ambientes del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef).
La temática de este tradicional encuentro será La rebelión de los objetos - enfoque cerámico, y durará hasta el viernes.
Como cada año, se ha conformado un programa con varias actividades, que se desarrollarán desde las 09.00 hasta las 19.30.
Hoy se realiza la inauguración a las 09.40, con una síntesis de lo que fue la reunión del año pasado, en la que se tocó la temática de los textiles. A las 19.20 se presentará el catálogo Moldeando la vida - la colección cerámica del Musef, de Juan Villanueva.
Posteriormente se inaugurarán dos exposiciones: Moldeando la vida - la colección cerámica del Musef según la cadena operatoria, y Artesanos.
A partir de mañana, empezarán las mesas redondas sobre cerámica con varias ponencias de investigadores, que se desarrollarán desde las 09.00 hasta las 19.30.
También se realizarán cuatro charlas magistrales, todas a las 19.30. El martes el tema será Sobre el valor y el significado de las tecnologías cerámicas andinas, a cargo del Dr. Alexander Herrera. El miércoles la temática será Trazo e itinerario: (Re) definiendo la chiane opereatoire de la cerámica en la cuenca del lago Titicaca, por el Dr. Andrew Roddick.
El jueves se exhibirán varias producciones audiovisuales sobre la cerámica, todas producidas por el Musef. Por la noche, la charla será El carácter del pensamiento centro andino en la pintura sobre la cerámica - una explicación entre formas de cerámica y mitos expresados en la pintura la guerra de los objetos, por el Dr. Jurgen Golte.
La cadena operatoria de la producción de cerámica en el valle alto de Cochabamba será el tópico de la charla del viernes, por la Dra. Olga Gabelmann, excepcionalmente a las 17.20. Posteriormente se realizará un homenaje a ceramistas y finalmente una clausura musical con varios artistas invitados.

REUNIÓN DE ETNOLOGÍA ANALIZARÁ LA CERÁMICA

Por Giannina Machicado - La Prensa - 18/08/2014




REUNIÓN DE ETNOLOGÍA ANALIZARÁ LA CERÁMICA - Giannina  Machicado La Prensa
REUNIÓN DE ETNOLOGÍA ANALIZARÁ LA CERÁMICA - Giannina Machicado La Prensa
La actividad se desarrollará en instalaciones del Museo Nacional de Etnografía y Folklore.
La XXVIII Reunión Anual de Etnología (RAE), que se realizará desde hoy hasta el viernes 22 en el Museo de Etnografía y Folklore (Musef), tiene como tema La Rebelión de los objetos. Enfoque cerámico, por lo que la teoría y la práctica de ese proceso estarán a disposición de artesanos, artistas, investigadores y público en general. 
Cerca de 40 ponencias se dispondrán en cuatro mesas de trabajo, además, habrá tres conferencias magistrales y presentaciones de libros. El encuentro llegará a Sucre el 4 y el 5 de septiembre. 
Los Participantes. De acuerdo con los organizadores, la RAE se desarrollará sobre cuatro mesas temáticas: Creación: Obtención y tratamiento de la materia prima; Producción: Proceso de elaboración del objeto; Uso: Interrelación de materiales y significados y Distribución: Circulación y consecuencias de los objetos cerámicos. Las mesas cuentan con alrededor de 40 ponencias, producto de investigaciones y experiencias recientes. Cada una contará con submesas y actividades paralelas. Participarán alrededor de 18 expertos en el proceso cerámico, artesanos extranjeros y nacionales, invitados de la carrera de Artes Plásticas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y la Universidad Pública de El Alto (UPEA), así como artesanos de Santiago de Machaca, Batallas y Micaya, además de representantes de la provincia Pucará, de Perú, quienes mostrarán la cadena operatoria cerámica, pequeñas y grandes empresas de la cerámica, mientras que tejerías y ladrillerías también tendrán su espacio. 
Las tres conferencias magistrales estarán a cargo de Alexander Herrera (Colombia), Andrew Roddick (Estados Unidos), y Jurgen Golte (Alemania). 
500 páginas tiene el catálogo de la colección cerámica del Musef, que será presentado en la inauguración. 
Homenaje a maestros ceramistas. Los maestros Lorgio Vaca y Gil Imaná, además de al menos una docena de expertos artesanos cerámicos nacionales y extranjeros, serán reconocidos en la Reunión. "Cincuenta años del Mural Cerámico" es el nombre del homenaje que se realizará el último día del encuentro, viernes 22, a las 17.00.  El maestro ceramista y muralista cruceño Lorgio Vaca, quien hizo más de 50 murales de cerámica en la capital cruceña, así como en otras ciudades de Bolivia y Sudamérica, no podrá estar presente en el encuentro. Sin embargo, el pintor y ceramista chuquisaqueño Gil Imaná, creador de los primeros murales en cerámica hechos en Bolivia en la década de los 60, junto a su esposa Inés Córdova, honrarán con su presencia la reunión. 

La rebelión de los objetos

La Reunión de Etnología está dedicada a la cerámica; el Musef expone su colección y presenta un catálogo

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Vargas - periodista
00:00 / 17 de agosto de 2014
Los objetos tienen vida. Tienen biografía —algunos una larga biografía de siglos o milenios—. De pronto, esos objetos, considerados tradicionalmente elementos subsidiarios o marginales a la vida humana se rebelan —y también se revelan— como lo que son: actores fundamentales (y vivos) para la reproducción humana.    
“No se puede concebir el mundo sin objetos”, dice el arqueólogo Juan Villanueva Criales, autor de Moldeando la vida, el catálogo de la colección de cerámica del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef). El libro se presentará mañana, a las 19.20, como parte de los actos inaugurales de la XVIII Reunión Anual de Etnología (RAE) que ha sido denominada: La rebelión de los objetos. Enfoque cerámico.  
Esta tradicional cita que reúne a académica e investigadores pero también a artesanos y artistas se centrará en esta oportunidad en la cadena productiva de la cerámica. Ya no se trata de considerar o analizar el objeto cerámico aisladamente solo por su funcionalidad o su valor estético sino como parte de un proceso que se imbrica con la vida económica, social, cultural y cotidiana tanto de productores como de usuarios.
Por ello, las mesas redondas que se realizarán entre el martes 19 y el viernes 22 desde las nueve de la mañana en las instalaciones del Musef (c. Ingavi 916) se centrarán en cuatro momentos de ese proceso de la cerámica: creación (obtención y tratamiento de la materia prima), producción (proceso de elaboración del objeto), uso (interrelación de materiales y significados) y distribución (circulación y consecuencias de los objetos cerámicos).
Parte central de la RAE 2014 será también la exposición Modelando la vida que presenta —como el catálogo elaborado por Villanueva que lleva el mismo título— una visión sincrónica (a lo largo de tiempo) de la cerámica, desde los tiempos prehispánicos hasta el presente.
La idea que subyace al libro de Villanueva y a la muestra —que se inaugurará mañana, a las 20.00— es que los objetos son actores de procesos fundamentales para la reproducción de la vida. El análisis de esos procesos, por su parte, permite conocer y comprender mejor la vida de las comunidades humanas.
Cuando concluye el proceso de elaboración del objeto, éste comienza a cumplir una serie de funciones en la vida económica, social y simbólica.  “Pero, en realidad —dice Villanueva—, los objetos nunca se terminan. Siguen teniendo vida. El objeto se rompe, se tizna, se lavan sus contenidos iconográficos, pasa de mano en mano. En algún momento se lo descarta, se lo bota o se lo entierra.  Y otro momento el arqueólogo lo recupera. Ahí entra en otro proceso de valoración, como los procesos museográficos… Los objetos que vemos ahora tienen una biografía gigantesca, siglos o décadas… Ésa es la vida de los objetos.”
Otro elemento central que ha guiado la elaboración del catálogo de la colección de cerámica del Musef es la manufactura. “Los procesos de manufactura —dice Villanueva— son procesos de alto sentido social. Implican aprendizajes que son socializados a nivel familiar y comunitario. Implican técnicas que distinguen a diferentes grupos; implican la relación con el medio ambiente y los recursos: con las fuentes de arcilla, de pigmentos, de combustible. La manufactura del objeto implica también relaciones de género: hay acciones que realizan las mujeres y acciones que realizan los varones y los niños. En algunos casos, sobre todo en la época prehispánica, es una actividad estacional e implica por ello la organización del tiempo de las comunidades con relación a sus actividades agrícolas, pastoriles, de intercambio. La manufactura implica un mundo de cosas”.
Modelando la vida, el catálogo de la colección de cerámica del Musef, responde a una doble necesidad. “El catálogo es un elemento de difusión —dice su autor—. Por un lado, se trata de atraer la atención del público en general sobre cómo se hace la cerámica, cómo es la cerámica en el tiempo y en las diferentes regiones del país. En ese sentido, es un catálogo atractivo que tiene mucho material gráfico. Por otro lado, es un catálogo pensado como una herramienta de consulta para especialistas. Tiene una bibliografía amplia, una revisión técnica minuciosa, un acercamiento a los estudios cerámicos en Bolivia, una referencia a las fuentes primarias.”
El catálogo se organiza con un criterio temporal. Comienza en la larga época prehispánica —algunos objetos pueden datarse en 500 años antes de Cristo. “La colección del Musef —aclara Villanueva— no tiene objetos de todas las épocas y de todas las regiones”. Por ello ha sido importante la relación con otros museos que han permitido incluir en el catálogo objetos de otras regiones y otros tiempos.
En la época colonial cobra relevancia la adquisición de técnicas cerámicas llegadas de Europa, como el uso generalizado de hornos cerrados y otro tipos de esmaltes. Pero también la cerámica incorpora figuras que se arraigan en la iconografía local, como la figura del toro presente sobre todo en el área andina.
El catálogo sigue avanzando en el tiempo hasta encontrarse con la cerámica que se hace hoy en la parte andina y en las tierras bajas. Los objetos tienen vida y pueden contarla. Y esa historia está al alcance del público en el libro y la exposición Modelando la vid

viernes, 15 de agosto de 2014

Karina Muench retrata la violencia contra la mujer


EXPOSICIÓN. La muestra se inauguró ayer, en la Casa de la Libertad.
EXPOSICIÓN. La muestra se inauguró ayer, en la Casa de la Libertad.

CORREO DEL SUR 15 /08/2014
EN UNA EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA

Con imágenes y testimonios, la exposición invita al público a reflexionar sobre el tema
Juan Pedro Debreczeni

“El dolor provoca tristeza en el alma y heridas en el cuerpo, estas heridas sanan, ¿pero las del alma?”, es una de las reflexiones que forman parte de la exposición fotográfica “El grito del silencio”, de Karina Muench, quien retrató a mujeres de El Alto víctimas de algún tipo de violencia.

La artista mexicana Karina Muench llegó hace dos años a Bolivia para trabajar en algún proyecto relacionado con la violencia de género, iniciativa que concretó con el Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (CIDEM) de El Alto. El reflejo de esa labor es la muestra fotográfica que el Museo Nacional de Arte abrió ayer, en la Casa de la Libertad.

Cada imagen destaca el registro de las facciones de cada una de las mujeres que participaron del proyecto; sus miradas, en silencio, dan cuenta de dramáticas y conmovedoras historias de vida.

“Karina Muench dialogó con las mujeres y empezó a trabajar con ellas como artista; detrás de esto hay todo un trabajo psicopedagógico lo que ha permitido que estas mujeres se muestren y demuestren de una u otra manera”, explicó Fátima Olivares, curadora del Museo Nacional de Arte.

Las mujeres no sólo destaparon sus rostros, sino que a través de una dinámica de confianza mutua con la fotógrafa, expresaron su sentir a través de testimonios plasmados en lienzos de su puño y letra. “El temor nos angustia, por lo cual nos callamos…”, reza un relato.

Así, imágenes y textos hacen un conjunto artístico y humano que invita a conocer estas realidades y reflexionar al respecto.

En esa línea, Olivares destacó la importancia de generar un diálogo desde un punto de vista ético y estético. “Lo importante es que cada visitante pueda colaborar a erradicar la violencia, a superar la trata y tráfico de personas más allá de que estemos o no vinculados a un hecho de violencia”, puntualizó.


 La muestra viaja
La exposición empezó su gira nacional en el Museo Nacional de Arte y, gracias a la Cooperación Suiza a través del CIDEM, llegará a cada una de las ciudades de Bolivia. En Sucre la muestra estará abierta al público hasta el 5 de septiembre.

lunes, 11 de agosto de 2014

MUSEO DE ARTE EXHIBE LA COLECCIÓN DE 26 ARTISTAS



Obras de entre los años 1980 y 2000 son parte de la propuesta de la exposición. 
El Museo Nacional de Arte (MNA) abrió recientemente la muestra titulada "Entre dos siglos", colección de entre los años 1980 a 2000 de 26 artistas nacionales. La exposición estará abierta al público hasta el domingo 7 de septiembre en el Patio de Cristal del MNA (calle Comercio y Socabaya). 
La muestra plantea una vista entre el siglo XX y el XXI, que marcó la transición entre el paradigma moderno y los paradigmas de la pos modernidad. El arte moderno, que en el país, estaba expresado principalmente en la pintura y la escultura, fue cuestionado. A partir de la década de los 80, se introdujeron piezas que cuestionaron la obra de arte como objeto estético, la figura del artista como "genio creador", el hermetismo y la autosuficiencia del mundo del arte, aislado del resto de las expresiones humanas.
Los protagonistas. La colección propone expresiones de las últimas corrientes de la pintura moderna, es el caso de la neo figuración en la obra de Keiko Gonzales y el neo expresionismo en el trabajo de Ángeles Fabbri, Patricia Mariaca, EJthi Stij, Cecilia Wilde, Luis Zilvetti y Beatriz Nogales. 
En la exposición se muestra, a través de piezas de las colecciones del MNA, distintos ejes de reflexión. Están, por ejemplo, las piezas que enfocan los problemas de identidad, tanto de la individual, en las que se destaca el problema de género, la tensión existente entre el mundo masculino y el femenino, la relación del individuo frente a la sociedad, que se muestran en los trabajos de Erika Ewel, Valia Carvallo, Sol Mateo, Cecilia Lampo, Joaquín Sánchez, Guiomar Mesa, Zenón Sanzuste y Cecilia Lampo.
Así también están las que cuestionan las identidades colectivas, en los que destacan las reflexiones acerca de la inclusión del mundo indígena, la tercera edad, la extrema pobreza, el empleo de las imágenes, que se encuentra en la obra de Gastón Ugalde, cuestionada con mayor contundencia en la obra de Álvaro Ruiloba; la existencia de imaginarios y cosmovisiones paralelas que se develan en el trabajo de David Angles, Fabricio Lara, Juan Recacochea y Adriana Bravo. Ese eje se entrecruza con el enfoque de la identidad nacional y su presencia en el mundo contemporáneo que se presenta en el trabajo de Mario Conde y en la acuarela de Ruiloba, que son matizados con temas de la cotidianeidad contemporánea en la obra de Raquel Swartz.
Finalmente un espacio de reflexión, que actualmente va tomando mayor vigencia es la relación de las culturas con el planeta y la biodiversidad, puede apreciarse en el trabajo de Cecilia Wilde y Gilka Wara Liberman.
A ellos se suma la obra de Roberto Valcárcel con un conjunto de piezas que revalorizaban el empleo de materiales no tradicionales.
30 días es el tiempo dispuesto para la exposición de las obras. Del 9 de agosto al 7 de septiembre.